Hoy os traigo la continuación del post anterior “fondo de armario” donde aprendimos cuales eran las prendas básicas que forman tu fondo de armario. Ahora necesitamos hacer limpieza de armario para hacer hueco a nuestro nuevo fondo de armario y a los caprichitos que están por venir.
 Es muy típico ese momento en el que abres el armario y viene el drama, ¿qué me pongo?, no tengo ropa, ¡no sé qué ponerme!. Sobre todo en esos momentos cuando no tienes nada en mente y tienes que vestirte con prisas (pasa con mucha frecuencia, ¿a que si?). Es una situación terrible y a muchas nos frustra tener que sobrellevarla. ¿La Clave? un buen fondo de armario.

 Muchas somos las que esperamos ansiosas la época de rebajas, esa época del año cuando podemos permitirnos comprar ropa por montón como locas y así poder llenar nuestros armarios de cosas chulas. Esta es la teoría, que suena muy bien, pero la práctica suele ser otra muy diferente. Si aún no te has ido de rebajas o si ya te has ido pero has salido derrotada, este post es para ti.